Etiquetas

, , , , , , , ,

Madrid, 15 de febrero del 2012.- La leishmaniosis canina es una enfermedad de ámbito mundial, con especial incidencia en los países de la cuenca mediterránea. Está causada por la misma especie que produce la leishmaniosis humana (Leishmania infantum). Según Esteve veterinaria, en algunas zonas de España hasta el 40% de los perros están infectados por esta enfermedad. Años y años de investigaciones han desembocado en eficientes protocolos para diagnóstico precoz, prevención y tratamiento. Y también se ha progresado en encontrar la vacuna definitiva. A finales de enero hemos conocido que Virbac, laboratorio farmacéutico dedicado exclusivamente a la salud animal, ha lanzado en España la única vacuna contra la leishmaniosis canina en Europa.

Campaña de Diagnóstico Precoz 2012

Por su parte, la Red de Clínicas Vetersalud acaba de publicar en su web un extenso informe sobre la Leishmaniosis.   Vetersalud recuerda que la enfermedad no se contagia directamente de un perro enfermo a otro sano, ni de un perro a un gato o a una persona. Para que se produzca el contagio es necesario que un mosquito (realmente una mosquita porque solamente pican las hembras de esta especie), pique a un perro enfermo. Cuando esto ocurre, junto con la sangre del mismo, el mosquito extrae algunos parásitos que quedan en su organismo sin afectarle. Pero cuando este mosquito pique a un perro sano, le inoculará la enfermedad.  Hay que evitar las picaduras del mosquito, origen de la leishmaniosis. En zonas del mundo donde no existe esta especie de mosquitos, la incidencia de la enfermedad es muy baja. Para prevenir sus picaduras es recomendable evitar los paseos con el perro al atardecer, ya que es la ” hora de la comida ” para los Flebotomos. También hay que evitar zonas encharcadas, acequias, lagunas y sitios similares. Es fundamental proteger a nuestro perro con productos repelentes, como sprays, lociones y collares especiales.

Prevención: Chequeo control

Desde Vetersalud informan que además de intentar evitar las picaduras de mosquitos, tenemos que recordar que la enfermedad puede estar presente en nuestro perro y por lo tanto, puede estar lesionando algunos de sus órganos aunque en muchos casos se tarda meses en apreciar los síntomas. Un diagnóstico veterinario precoz siempre es una gran ayuda en el tratamiento, por esta razón, se recomienda hacer chequeo de control a todos los perros, al menos una vez al año y, con preferencia, en la época del año en la que ha terminado ” la temporada de los mosquitos “, es decir, cuando empieza a hacer frío y desaparece el riesgo de contagio hasta la siguiente primavera. En primer lugar, cuanto antes lo sepamos, mejor, porque podremos empezar a tratarlo a tiempo, incluso antes de que se aprecien graves síntomas de lesiones internas. Para ello, le tomamos una muestra de sangre y realizamos el análisis correspondiente. Además, esta ocasión es idónea para hacer un control más general y completo del animal. Hoy en día, disponemos de una serie de tratamientos veterinarios que, convenientemente administrados al perro enfermo y con la práctica de controles regulares, consiguen mantenerle en unas buenas condiciones de vida, durante periodos de tiempo muy largos. Por el momento, no existe garantía de curación completa, pero podemos establecer tratamientos veterinarios de mantenimiento muy eficaces y que no presentan grandes inconvenientes.

 

Anuncios