Etiquetas

, , , , , ,

Madrid, 14 de marzo del 2012.-  Hoy vamos a describir los síntomas y el tratamiento para combatir una intoxicación por ingestión de Deltametrina. 

¿Qué es la Deltametrina?

La Deltametrina es un Piretroide. Los Piretroides se usan como insecticidas domésticos frente a pulgas, garrapatas, moscas, mosquitos y otros insectos. El mecanismo de acción de los Piretroides, por el cual el insecto muere, parece producir un daño irreversible en el sistema nervioso tras el contacto o la ingestión del mismo. Se comercializan en forma de pulverizadores, champús, collares, spot on…

Efectos de la intoxicación en mamíferos y signos clínicos

La intoxicación puede ser por ingestión, inhalación y exposición dérmica de algún producto que contenga el insecticida en su composición. Experimentalmente, se ha comprobado que la intoxicación por ingestión aumenta la conducción de los iones de sodio a través de la membrana de las fibras nerviosas habiéndose calculado la LD50 entre 128 mg/Kg-5000mg/Kg y siendo los signos clínicos más frecuentes convulsiones, hipersalivación, ataxia tónica y muerte. En perros, la dosis tóxica se sitúa entre los 100-2000 mg/Kg. Si la intoxicación es moderada, los perros manifestarán diarrea, vómitos, movimientos espásticos de los miembros. Si la intoxicación es severa, los signos más comunes serán: temblores, ataxia, salivación, desorientación, vocalización, aumento de los sonidos pulmonares, convulsiones, fasciculación muscular, vómitos, hiperactividad, opistótonos, depresión, bradicardia, disnea, dolor abdominal, agresividad, irritación cutánea, alopecia, estupor o coma, arritmias, jadeo, midriasis/miosis, tos…

¿QUÉ PUEDE PASAR?

Para ilustrar el artículo, ponemos el ejemplo de un perro de raza Labrador Retriever, de 3 años de edad y25 kgde peso, que tras la aparición de una súbita ataxia durante un paseo, sus propietarios tuvieron que llevarle a un hospital veterinario. El perro había comido su ración habitual de comida por la mañana. Pasadas unas horas, los propietarios lo sacaron a pasear y, una vez en la calle, el perro vomitó la comida sin digerir y comenzó a caminar de forma atáxica (con descoordinación), estaba nervioso y jadeaba.

El animal se encontraba correctamente vacunado y fue desparasitado unos días antes con pipetas y collar, que no se encontraba en ese momento en su cuello. Primeramente, los veterinarios debemos realizar una exploración física, ver si las mucosas de la cavidad bucal están congestivas, si presenta taquicardia, jadeo, si las asas intestinales están distendidas a la palpación abdominal y debemos tomarle la temperatura. También se debe realizar un examen neurológico más minucioso en el que puede apreciarse la marcha atáxica, los movimientos incoordinados de la extremidad posterior, a los que pueden sucederle rigidez de las extremidades anteriores y convulsiones. Hay que tener en cuenta si la posición de la cabeza es normal, si los reflejos pupilares directo y consensuado son positivos así como el reflejo de amenaza. En cuanto a las reacciones posturales, hay que observar si la reacción de posicionamiento propioceptivo es consciente, si la hemimarcha y hemiestancia y carretilla son positivos, con el fin de saber si la propiocepción se ve afectada.

Los reflejos espinales de la extremidad anterior que se deben realizar son el reflejo flexor y el del bíceps braquial, para ver si ambos son positivos y los de la extremidad posterior, el reflejo flexor y patelar. En cuanto a la evaluación sensorial, se debe observar el reflejo panicular, si tiene sensibilidad superficial y profunda y si no muestra dolor a la palpación espinal. Los signos clínicos, en un primer momento, pueden hacer sospechar de una lesión en el Sistema Nervioso Periférico. Las intoxicaciones que afectan a la unión neuromuscular, pueden hacerlo a nivel pre-sináptico, sináptico y post-sináptico .Cuando interfieren en la acción de la acetilcolinesterasa, causan signos como marcha rígida, temblores musculares, intolerancia al ejercicio. La aparición de convulsiones, tónico –clónicas (rigidez y contracción rítmicas) pueden hacer pensar también en una epilepsia reactiva y que los ataques fueran consecuencia inmediata de un insulto subyacente agudo.

Normalmente se realizan pruebas complementarias como análisis de sangre completo y radiografías abdominales. Si se sospecha de ingestión del collar, que no se encontraba en el cuello, se debe proceder a realizar radiografías de abdomen (LL (latero-lateral) y VD (ventro-dorsal)), en las que se pueden apreciar las asas intestinales dilatadas por gas, el estómago con contenido y unas siluetas radiodensas con forma de tira en su interior, compatibles con trozos del collar.Si las convulsiones se vuelven constantes y no se controlan con bolos de Diazepam intravenoso (Valiun), se debe inducir con Popofol y mantener intubado al animal hasta el comienzo de la endoscopia, para la retirada de los trozos de collar visualizados en las radiografías en el interior del estómago.En la endoscopia se puede ver la cantidad de alimento restante en el estómago y, posiblemente, fragmentos del collar, que deben ser retirados del fundus del estómago. A continuación, se debe sondar al animal antes de despertarlo para introducir carbón activado líquido.

¿QUÉ DEBE HACER EL VETERINARIO?

En este artículo, se quiere reflejar el protocolo correcto de actuación ante una intoxicación por Piretroides:

Ante la llegada del animal con síntomas, lo primero que se debe hacer es estabilizarlo, cogiendo una vía venosa permeable para administrar fluidoterapia intravenossa y tomar muestras sanguíneas y una vía aérea para oxigenar y ventilar en caso de dificultades respiratorias. A continuación se debe proceder a la descontaminación digestiva, provocando el vómito y haciendo un lavado gástrico si el animal no ha comenzado con signos neurológicos. Los eméticos se deben administrar tan pronto como sea posible después de la ingestión del tóxico y se puede obtener más de un 80% del material ingerido, pero el beneficio es limitado si han transcurrido más de cuatro horas tras la ingestión. Para que el vómito sea productivo, debe existir comida o agua en el estómago.

Si conseguimos el vómito, hay que asegurarse de que ha salido todo el contenido y administrar carbón activado. El carbón activado es el más seguro y eficaz tratamiento de las toxinas ingeridas, en especial, para aquellas que acceden a la circulación enterohepática. Si no conseguimos que el animal expulse el tóxico con la émesis, se debe proceder a la endoscopia, si estamos seguros de que el contenido se halla en el estómago, o a cirugía.

Debemos controlar los diferentes síntomas que puede manifestar el animal:

Control de convulsiones:

Diazepam intravenoso o intrarectal o Midazolam  intravenosos. Se puede administrar también una infusión constante de Diazepam recordando que las benzodiacepinas son sensibles a la luz.

Barbitúricos: Para pacientes refractarios a las benzodiacepinas, los barbitúricos (fenobarbital, pentobarbital) pueden ser efectivos. El fenobarbital es el anticonvulsivo de elección intravenoso, tarda 15-20 minutos.

Propofol intravenoso. Si el bolo inicial es efectivo, pero la actividad convulsiva reaparece, puede administrarse una infusión constante. Intubar a estos animales y monitorizar la ventilación.

Control de la salivación excesiva con Atropina.

Control de temblores musculares con Diazepam intravenoso.

Control de la hipertermia: tener cuidado de no inducir hipotermia que aumenta la toxicidad de los piretroides y retrasa la metabolización.

BIBLIOGRAFÍA:

  1. Weiner ML, Nemec M , Sheets L , Sargent D , Breckernridge C (2009) Comparative functional observatioal study of twelve comercial pyrethroid insecticidas in male rats following acute oral exposure. Neurotoxicology 30 suppl 1:51-16
  2. Joy RM , Lister T , Ray DE , Seville MP(1990) Characteristics of the prolongad inhibition produced by a range of pyrethroids in the rat hippocampus. Toxicol Appl Pharmacol 103 (3) 528-38
  3. Cremer JE , Seville MP (1985) Changer in regional blood flow and glucosa metabolism associated with symptoms of pyrethroid toxicity. Neurotoxicology 6(3) : 1-12
  4. Cristina Fragío Arnold. Manual de urgencias en pequeños animales.
  5. W.E.Wingfield ,M.R. Raffe .El libro dela UCIveterinaria urgencias y cuidados intensivos.
  6. Sonia Añor.(2010) Neurologia clínica , ESVPS , Improve Iberica , ,Medicina de pequeños animales.
  7. Richard B.Ford , Elisa M.Mazzaferro.Urgencias en veterinaria procedimientos y terapéutica. Kira y Bistner.

Fotografía de éste post extraida de esta web: http://www.quimix.com.mx/grupos/eccbc87e4b5ce2fe28308fd9f2a7baf3.gif

Anuncios