Etiquetas

,

Si hace unas semanas acabábamos con el segundo capítulo de la extensa Ley de Protección de Animales Domésticos, hoy retomamos la lección adentrándonos en el capítulo 3.

Si los propietarios domésticos de los animales tienen ciertas obligaciones de cara al cuidado de estos animales, los criaderos y los establecimiento de venta de animales de compañía no son menos.

El artículo 13 del capítulo 3 recoge 6 puntos en los que se especifican este tipo de cuidados.

El primer punto se refiere directamente a estos centros de cría y venta, que deben cumplir sin excepción una serie de especificaciones:

La Consejería competente debe declarar estos lugares como Núcleos Zoológicos, acompañado por el registro pertinente en el que se recojan los datos necesarios para el control de cada centro.

Como siempre, deberán garantizar unas condiciones higiénico-sanitarias en las que esta Ley hace hincapié en casi todos sus capítulos con comida, agua, un lugar adecuado para dormir y hacer sus necesidades, prevención de contagio en casos de enfermedad, etc.

Asimismo, cuando el animal sea vendido, estará adecuadamente vacunado y desparasitado, y libre de toda enfermedad, con un certificado veterinario que acredite estas condiciones.

 

El segundo punto hace también referencia (como lo ha hecho en anteriores artículos) al control que las Administraciones Públicas local y autonómica tienen que llevar de estos centros para que los puntos mencionados en las líneas superiores, se lleven a cabo.

El tercer punto apunta que, pese a haber un servicio veterinario dependiente del establecimiento para llevar a cabo a supervisión de los animales, éste no es responsable de la venta de un animal con algún tipo de enfermedad, sino el propio vendedor será el que tenga toda la responsabilidad en ese casoo.

Y para ello, dice el punto cuarto que habrá un plazo de 8 días por parte del comprador para detectar lesiones o algún tipo de enfermedad oculta durante la venta.

El quinto y sexto punto subrayan de nuevo la necesidad de respetar los puntos anteriores y atender a todas las licencias necesarias y los sitios adecuados para desarrollar estas prácticas, no pudiendo realizarse en la calle o lugares no autorizados.

Anuncios