Nuestras mascotas comparten muchos rasgos comunes con nosotros, incluso las enfermedades.

No en muchas ocasiones hemos escuchado que una de nuestras queridas mascotas pueda tener el azúcar alto, pero cierto es que ellas también pueden sufrir de diabetes. Aunque es una enfermedad típicamente humana, los perros y los gatos también pueden necesitar de un riguroso control diario para comprobar el nivel de azúcar del animal en sangre, así como la administración de insulina.

La insulina es fundamental para poder administrar la glucosa de manera óptima al resto del cuerpo, por ello su carencia puede resultar fatal para el organismo.

Honestamente, padecer de esta enfermedad es muy costoso para los dueños (no tanto en dinero como en paciencia). Las mascotas (al igual que muchos humanos) no son muy amigas de las agujas y hay que proceder al pinchazo con paciencia y comprensión (no es de extrañar que se marche corriendo, no lo olvidemos, por el miedo y la falta de comprensión de lo que pasa).

También hay que estar pendiente de las comidas y de que el animal no ingiera nada fuera del control del dueño en la calle, ya que puede alterar fácilmente el tratamiento al que está siendo sometido.

Síntomas

Perro con diabetes

Perro con diabetes

Aunque la diabetes puede manifestarse de diversas formas, lo más común son los cambios en los hábitos del animal, como el aumento de la orina, los vómitos, el cambio de peso, el aumento del hambre, diarrea, un bajón en su estado de ánimo

Lo más sencillo es someter al animal a las pruebas que confirman la existencia o ausencia de la enfermedad en un centro especializado y, de esta forma, poder descartar esta afección en futuros procesos “anormales” de la vida regular del animal.

En caso de que el análisis resulte afirmativo, no debemos olvidar que, al igual que el humano, la mascota puede y debe seguir un ritmo de vida normal pero sin perder el control de sus hábitos diarios para educarle en lo que acabará sabiendo es lo mejor para ellos. Sobre todo, lo importante es tener paciencia y tratarlo con el cuidado, la comprensión y el cariño que merecen en esa situación.

Anuncios