En 2011 se recogieron 629 ejemplares de especies como mapaches, galápagos de Florida o cotorras.

Europa Press da a conocer datos sobre estos animales que ponen en alerta a la Comunidad.

La consejera de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Ana Isabel Mariño, ha afirmado este martes que el Gobierno regional intensificará el control de especies exóticas invasoras introducidas en el medio natural.

Así, ha afirmado que “la moda de las mascotas exóticas explica, en buena medida, que en 2011 se hayan recogido nada menos que 629 ejemplares de este tipo de animales, la gran mayoría en este hospital de Soto de Viñuelas”.

Sólo en lo que va de año casi se han superado los ingresos del ejercicio anterior, al sumar 620 los animales exóticos acogidos en este centro de recuperación de fauna madrileña.

La consejera ha destacado que este fenómeno entraña actualmente una de las principales amenazas para la biodiversidad, además de representar un problema para la salud pública, causar graves perjuicios a actividades como la agricultura, la ganadería, la pesca y los usos forestales, y traducirse en un gasto importante para la Administración por la exigencia de controlar su propagación e impacto sobre el medio.

“Introducir de manera artificial especies extrañas en un hábitat natural ajeno puede tener consecuencias lesivas para su desarrollo, desde la ruptura de la cadena trófica hasta la desaparición de otras especies por perder competitividad en la supervivencia”, ha explicado la consejera.

La asistencia a animales silvestres heridos en los centros regionales alcanzó el año pasado la cifra de 8.483 ejemplares. Además, el porcentaje de recuperación para su reintroducción al medio natural superó el 60 por ciento, veinte puntos sobre la media nacional.

También se ha dado prioridad a la recuperación de especies autóctonas en peligro de extinción, como el águila imperial, el buitre negro, el cernícalo primilla, el tritón alpino o el galápago europeo.

MAPACHES, GALÁPAGOS O COTORRAS

Los trabajos se han centrado también en controlar y capturar aquellas especies exóticas que invaden las comunidades biológicas madrileñas y pueden causar daños irreparables en el entorno natural. Entre las más dañinas, Mariño ha citado el caso del mapache, un depredador omnívoro que provoca un fuerte impacto en la cadena alimentaria y que preocupa especialmente por su agresividad y su capacidad de adaptación.

Desde la primera campaña de capturas, llevada a cabo en 2007, se han apresado 259 ejemplares, de los cuales 141 han sido en lo que va de año. También tiene un claro efecto sobre la biodiversidad local el galápago de Florida, que supone una amenaza para el europeo. Hasta el momento se han capturado 287 ejemplares de esta especie exótica.

Otro animal muy problemático es la cotorra gris argentina, presente en Madrid desde 1985, sobre todo en medios urbanos y semiurbanos, donde llega a causar serias molestias a los vecinos por los ruidos que genera.

Según la consejera, las poblaciones de cotorras asentadas en el Parque Regional del Sureste y la Casa de Campo de Madrid están afectando a las aves nativas de estos parajes. En este sentido, la Comunidad ha constituido recientemente un grupo de trabajo con el Ayuntamiento, Patrimonio Nacional y la Sociedad Española de Ornitología para elaborar un censo que determine la presencia de esta ave en la capital.

“Estos tres ejemplos son los que tienen una presencia más significativa en nuestra región y tienen un origen común: se introducen como animales de compañía y, posteriormente, se escapan o bien sus propietarios los sueltan de forma voluntaria, generando un conflicto para las personas y el medio ambiente”, ha señalado Mariño.

CONVENIO DE COLABORACIÓN

En esta línea de prevenir y controlar la proliferación de ejemplares de especies exóticas en el medio natural, la consejera firmó hoy un convenio de colaboración con la Asociación para la Defensa de la NaturalezaWWF/Adena y la Fundación para la Investigación y Desarrollo Ambiental (FIDA) de la Comunidad de Madrid para el desarrollo de campañas de educación, prevención, información y sensibilización para fomentar la tenencia responsable de animales en los hogares.

“En esta tarea resulta necesaria la colaboración activa de todos los ciudadanos para que se informen antes de adquirir una mascota sobre sus características y los cuidados que va a requerir. Y, en caso de tener que deshacerse de ella, la entreguen a alguno de los centros especializados de la Comunidad de Madrid”, ha concluido Mariño.

Anuncios