Etiquetas

Los perros se escapan, los niños se pierden y los abuelos con demencia se despistan. Un grupo de suecos se ha propuesto minimizar estos problemas con Trax, un sistema de geolocalización que se registra con un smartphone, y permite seguir su posición constantemente.

«Mi colega empezó a gestar la idea porque sus perros se le escapaban todo el rato», asegura Fredrik Danelius, director general de la compañía. Lo que terminó por convertirla en un plan de negocio fue otra experiencia. «Vio cómo un niño salía corriendo de una tienda, y se iba hacia la derecha. Unos segundos después salió su madre corriendo, pero giró a la izquierda».

Aunque estas situaciones suelen resolverse sin mayores problemas, siempre son motivo de susto. Este proyecto sueco propone una solución de nuevas tecnologías para, si no evitarlas, sí reducir sus riesgos al mínimo. Trax es un dispositivo con sensores de geolocalización y conexión a Internet que se vincula a un teléfono inteligente.

A través del smartphone se pueden utilizar las distintas funciones de Trax. Además de mostrar la posición del dispositivo en un mapa, la aplicación móvil permite determinar un área segura y alertar en caso de que el niño, el abuelo o la mascota salgan de ella. También establecer un radio de influencia especialmente pensado para llevar a los perros sueltos, pero simultáneamente vigilar que no se alejen demasiado.

Trax lleva una antena GPS (el sistema de posicionamiento estadounidense) y otra Glonass (la alternativa rusa). «Eso supone contar con otros 24 satélites», explica Danelius. «Y por supuesto de la máxima calidad. El dispositivo está calibrado con la antena para tener siempre la mejor recepción posible». La localización mediante satélites no siempre es fácil, o posible. Los edificios altos y las paredes limitan el acceso a estas señales. «No podemos garantizar una localización del 100 por cien», afirma, «pero intentamos que sea la mejor».

 

2355820485_1021b14c55_oKickstarter

A pesar de que el producto está prácticamente terminado, sus creadores han decidido lanzarlo a través de la web de crowdfunding Kickstarter. Quieren recaudar 50.000 libras (unos 58.000 euros) a 100 libras el dispositivo. «El dinero nos puede ayudar en el proceso de producción», afirma el director general, «pero, sobre todo, Kickstarter ofrece muchas oportunidades de marketing y de relaciones públicas». Especialmente, explica, la posibilidad de interactuar de forma directa con los que serán sus clientes. «Conocer sus impresiones, sus ideas», dice.

Los productos destinados a la geolocalización de terceros siempre tienen una cara polémica: la privacidad. Se pueden usar para seguir el rastro a alguien sin su consentimiento. «Le hemos dado muchas vueltas», afirma Danelius. «Pero nuestra tecnología no es nueva. Si alguien quisiera hacerlo, podría con Trax o usando otros productos. Un móvil, sin ir más lejos. Creemos que los beneficios superan a los inconvenientes».

Fuente: QUÉ!

Anuncios