Éste es Hank, un bulldog un poquito mayor que no tiene la agilidad de los primeros años de vida. No saben exactamente su edad ya que fue adoptado de la calle. Por ello, su fabulosa familia le ha construido esta genialidad para que pueda subir y bajar las escaleras sin los problemas que acarrean la edad.