Etiquetas

, , , ,

Hoy os acerco nuevamente una de esas historias que sólo leyéndolas nos hacen darnos cuenta de la infinita lealtad de los animales con los humanos.

Masha es una perra de Rusia que, hace casi dos años, acudió al hospital Novosibirsk de Siberia junto a su dueño, a quien esperó en la puerta. Lamentablemente su dueño falleció, pero desde entonces ella acude ahí a buscarle.

La historia y la visita de esta perrita conmueve cada día al personal del hospital, que ya ha dado a conocer al mundo este emotivo hecho. La perra ya ha sido apodada como la Hachiko de Siberia, ya que así se llamaba un perro japonés que esperó durante 10 años en la estación de Tokyo a que su dueño, fallecido también, regresara.

Masha esperando a su dueño

Masha esperando a su dueño

Ella acudió allí con su dueño, un jubilado al que iba a visitar cada mañana cuando le ingresaron. Cuando falleció, ella continuó yendo al hospital a esperarle, en donde los médicos y pacientes le daban comida y un lugar en el que esperar cálidamente.

Una familia quiso adoptarla, pero se escapó el primer día y volvió al hospital, en donde los médicos se preocupan mucho por la tristeza que ven en sus ojos sin remedio.

¿Llegaríamos nosotros a presentar esa lealtad?

 

 

 

Anuncios