Etiquetas

,

¿Quién dijo que los perros no tienen sentimientos?

De nuevo vuelven a darnos un manotazo en la cara y nos demuestran hasta qué punto pueden llegar a tener los mismos sentimientos que nosotros.

Ellos son dos hermanos Rottweiler, Brutus y Hank. Iban con su familia y los dos estaban dormidos pero, cuando Brutus se despertó, se percató de que Hank había muerto mientras dormía.

Nadie se enteró ya que el perro no se quejó de nada en ningún momento. El golpe fue muy duro para la familia, pero especialmente para Brutus, que dicen que se despertó porque sintió que algo iba mal.

Su reacción es conmovedora. No hace nada, simplemente llora la muerte de Hank con la cabeza reposada en su cuerpo sin vida.

El dueño de los perros dijo: “Brutus nunca se ha quejado por nada, ni por dolores ni ninguna otra cosa… Y hasta ahora nunca habíamos visto este dolor en sus ojos que, evidentemente, lloran la muerte de su hermano como todos lloramos las de nuestros más queridos”.