Etiquetas

, ,

La ingesta de carne de perro en el país de la Gran Muralla es una práctica habitual que nos horroriza a todos los que asistimos a esa carnicería constante (nos horroriza tanto como a los indios les horroriza vernos comer carne de vaca o como a muchos de nosotros nos horroriza el espectáculo taurino con el que no se busca ni la carne para alimentarnos, pero de eso hemos hablado y hablaremos en otros posts).

Yang Xiaoyun, una activista china que bien podría avergonzarnos a todos, destinó más de 24.000 dólares para salvar a unos 400 perros y gatos que iban a ser sacrificados en un famoso festival de carne al sur del país. Según informan las fuentes del país, la sexagenaria activista destinó esta cantidad de dinero para impedir que fueran servidos como comida para miles de comensales.

Esta tradición arcaica y que debería desaparecer (como tantas otras que no van tan lejos de nuestros fronteras), cada día se gana más enemigos en un país en el que el perro es una de las mascotas que más casas acompaña. Debido a esta mala fama que se está generando y a la caída de la compra de carne de perro, muchos comerciantes prefirieron vender los animales a Xiaoyun antes de sacrificarlos.

¿Será éste el principio del cambio?

Salva a 400 perros de morir

Salva a 400 perros de morir